La negación del aborto viola además los derechos de las mujeres a la libertad, la autodeterminación y la integridad física. El ser forzadas a tener un hijo no es tan sólo una “molestia”, como a menudo afirman los adversarios del aborto. Llevar a término un embarazo es una tarea ardua y arriesgada, incluso cuando es voluntaria. Efectivamente, muchas mujeres disfrutan de (gran parte de) sus embarazos, pero para aquellas que se quedan embarazadas contra su voluntad, la experiencia puede ser totalmente desgraciada. Y el embarazo y parto no deseados son sólo el comienzo de las penalidades causadas por la negación del aborto. La mujer tiene o que cuidar del hijo o dejarlo en adopción. El quedarse con el niño puede impedirle continuar su vida laboral o atender otras obligaciones familiares. Entregar un niño en adopción significa tener que vivir con la tristeza de tener una hija o un hijo al que no se puede cuidar, y a menudo no puede siquiera saber si está vivo y sano. Los estudios realizados sobre las mujeres que han dado a sus hijos en adopción muestran que para la mayoría de ellas la separación de sus hijos es un sufrimiento intenso y duradero.

(más…)

Somos vuestras compañeras, aquellas con las que compartís asambleas, lucha, calle, ideas, piquetes, noches, tardes, años…

Somos las que siempre han estado a vuestro lado; quizá invisibles para vosotros, pero luchando siempre juntos/as por todos y todas, para construir un mundo de igualdad y horizontalidad.

No somos un coño grande o estrecho para vuestro disfrute.

No somos un cuerpo bien adornado o mal para que os deleitéis.

No somos un par de tetas para que miréis en la asamblea.

No somos unas putas “que se han tirado a medio sindicato”.

No somos unas histéricas ni unas dramáticas por defender los acuerdos y lo que pensamos con vehemencia tal y como vosotros hacéis.

No estamos detrás vuestra, sino al lado.

(más…)

Panfleto de W.I.T.C.H (Women’s Incensed At Telephone Company Harassment) (1969)

La semana pasada, AT&T (American Telephone and Telegraph) despidió a dos mecanógrafas que estaban cansadas de ser «chicas».

Definición de chica: joven, inexperta, fácil de enseñar, inocente, respetuosa, obediente, emocional, no lógica, alegre, con volantes, frívola, despreocupada, alocada, detallista, mezquina, decorativa, dócil, dulce y pasiva, fácil de controlar.

¿CÓMO SE CONVIERTE UNA CHICA EN UNA CHICA?

(más…)

Karabanchel. Aún 06/05/17

A post shared by 0rsin1 (@blackorsini) on

 

No quiero que me traten entre algodones.

No quiero más ese sentimiento de romperme.

No quiero quebrarme,

La soledad se extiende a uno de mis lados como uno de los caminos de Proust.

Al otro lado la locura.

¿o es el mismo camino?

¿o son dos caminos iguales?                       ¿iguales de qué?

¿llegan al mismo sitio?

¿lo que los hace diferentes e iguales sería, en cualquier caso, la llegada al mismo sitio?

La llegada al fin y al cabo siempre es la muerte.

Ni siquiera importa cuándo, el tiempo puede ser tan moldeable, tan propio o ajeno, tan lienal o circular como se quiera.

La “cantidad de vida” no hace a uno más valioso porque, ¿más valioso ante quién?

No creo en ningún dios, ni en mayúscula ni en minúscula.

No creo en la revolución: idea mesiánica encarnada en un grupo, absurda por considerar que hay tiempos adecuados e inadecuados. ¿Adecuados a qué?

Por lo tanto, no importa el cuándo.

 

Sólo

importa

el cómo.

 

Cómo: si es una decisión propia o del absurdo tiempo, que te puede dar una muerte feliz entre seres queridxs, como te puede dar la muerte más abusrda que imagines (en mi caso, muerte por atropello de tranvía mientras se hace una foto en sepia de la catedral de Lisboa).

 

Cariño, arte, estupidez o incluso heroísmo.

 

Conceptos abstractos que no tienen nada que ver con la muerte: con el cadaver, el olor, la mugre, la putrefacción…no hay conceptos abstractos en ello.

 

Importa el cómo por la voluntad: o la eliges tú o la eligen otros  o el absurdo tiempo. El útlimo caso carece de sentido. Lo segundo puede implicar incluso lucha, un cuerpo a cuerpo (incluso sin cuerpos). Algo más real que un simple concepto. Lo primero tiene que ver con la sangre, el vómito, la diarrea, la cuerda que aprieta y el filo que corta.

 

Realidad contra realidad. Y todo estalla.

 

Nada de tiempo contra cuerpo, concepto contra sangre, idea contra bala. Porque quien pretende enfrentarse a la pura abstracción asume una derrota anticipada.

Y vivir en la derrota, en una derrota alargada que espera el golpe de gracia final, no tiene nada que ver con mi vida.

Palomitas, sudor y sexo.

El olor de nuestra trinchera.

A vida.

 

La pulcra sábana

de detergente

de hospital.

Se la dejamos a la enfermedad.

[no title] 1985-90 by Guerrilla Girls null

La poesía siempre espera
Segundos y años
Y mi ser siempre esperaba
entre tu paréntESis.

¿Qué escribiría la musa* del poeta?
¿Qué escribía cuando callaba?
¿Qué callaba cuando él escribía?

Mi poesía fue primero llanto,
rabia,
acción.
Un arroyo bajo mi piel
aunque le pusieras puntos, comas y finales.

Y bien,
¿qué siguen escribiendo las musas del poeta?

*censurada, coaccionada, construida, objetualizada

Image

No he vivido, lo sé…

Tan solo he muerto.

Trakl

 

Nunca viví ni traje vida

solo parí nada.

Los años se arrastran,

pesan como la historia.

Como mi historia. Como

historia.

 

Tristeza como cansancio de ser.

 

Hacer:

yo soy nada,

solo parí nada.